Psicología clínica

Psicología clínica en A Coruña y online. Entendemos la psicoterapia como un trabajo en equipo, pero no solo entre quien solicita ayuda y el psicoterapeuta, sino también entre todas aquellas personas que de un modo u otro pueden estar involucradas en las dificultades de quien acude.

Cuantos más agentes estén dispuestos a colaborar (siempre que quien demanda ayuda así lo desee) mayores serán las posibilidades de conseguir cambios en menos tiempo.

Servicios principales

Psicoterapia individual

Se centra en aquella persona que acude a consulta demandando ayuda para sí misma, ya sea por considerar que las dificultades que está experimentando le son propias, por ser consciente de que el cambio depende exclusivamente de sí mismo/a, o por un deseo personal de aprender a gestionar y/o afrontar ciertos aspectos de la vida, que si bien no son patológicos, son susceptibles de mejora.

Psicoterapia de pareja

Cuando las dificultades se focalizan en la relación de pareja (desgaste de la relación, dificultades de comunicación, discusiones frecuentes…) existe la posibilidad de realizar tanto sesiones individuales como conjuntas que permiten identificar el núcleo del problema y dar respuesta a esa situación, siendo conscientes de que el objetivo de la psicoterapia no necesariamente pasa por sostener a la pareja unida a cualquier precio. A veces, el resultado supone tomar conciencia de que la pareja ha llegado a su fin y que es momento de cambiar de rumbo e iniciar una nueva andadura. En ese caso también podemos acompañarte.

Psicoterapia de familia

La familia constituye uno de los principales pilares y soportes de nuestra vida. Es nuestro primer agente de socialización y nuestro referente en la construcción del vínculo afectivo. Precisamente por todo ello cuando el núcleo familiar y las dinámicas de relación entre los miembros de la familia son disfuncionales constituyen una fuente importante de sufrimiento. En estos casos un abordaje sistémico/familiar puede contribuir a mejorar la situación o, cuando menos, el modo en que la gestionamos.

Nuestras psicólogas clínicas

Tipos de terapia

Somos conscientes de que ni todas las dificultades o problemáticas requieren el mismo abordaje ni todos los pacientes tienen las mismas necesidades. En consecuencia, tenemos claro que somos nosotros quienes debemos adaptarnos a las circunstancias y características personales del que solicita ayuda tratando de ofrecerle los recursos más apropiados para su caso. Por este motivo, contamos con una formación diversa y variada en diferentes modelos teórico-prácticos como:

Terapia cognitivo-conductual

Se trata de un tipo de tratamiento psicológico que asume que buena parte de las dificultades que experimentamos están relacionadas con creencias erróneas que afectan a nuestro modo de comportarnos. El objetivo de este tipo de abordaje consistirá en identificarlas para modificarlas e introducir pequeños cambios en nuestro comportamiento que conlleven unas consecuencias diferentes a las que estamos acostumbrados a sufrir.

Terapia sistémica

Es un enfoque terapéutico cuyo objetivo consiste en estudiar los sistemas familiares, sus subsistemas (pareja, padres, hijos…) y otros grupos sociales significativos para identificar el origen de los conflictos y modificar cambios en las dinámicas de estas relaciones. Su gran potencial consiste en asumir que el cambio en uno de los miembros tendrá consecuencias en todo el conjunto del sistema.

Terapia narrativa

Se trata de un tipo de terapia que parte del supuesto de que somos la historia que nos contamos de nuestra vida, puesto que no hay nadie que no convierta sus experiencias en historias. La terapia narrativa pretende que volvamos a contarnos esa historia bajo una nueva perspectiva, reconstruyéndola y reescribiendo su significado de forma productiva, respetuosa y no culpable.

Terapia EMDR

Es el acrónimo en inglés de Eye Movement Desensitization and Reprocessing. Se trata de un tipo de terapia específica para quienes siguen padeciendo las consecuencias de haber sufrido (de manera directa o no) alguna experiencia traumática. El objetivo consiste en lograr el procesamiento del trauma mediante el empleo de movimientos oculares.

Expertas en....

Ansiedad

Sentir ansiedad de manera puntual forma parte de la vida, pero cuando comenzamos a sentir miedos y preocupaciones intensos, persistentes y desproporcionados al peligro real que nos acecha nuestra vida puede verse muy limitada. Trastorno de ansiedad generalizada, fobia social, fobias específicas, ansiedad de separación… Estamos aquí para ayudarte.

Depresión

Si la tristeza se instala en tu vida de manera constante, has perdido la ilusión y la motivación por todo aquello con lo que antes disfrutabas, te cuesta levantarte por la mañana o permaneces muchas horas en cama durmiendo como una forma de que el tiempo vaya pasando… tal vez estés sufriendo un trastorno depresivo. No aguantes más.

Estrés

Cuando los recursos físicos y mentales de los que disponemos para afrontar nuestro día a día no son suficientes para responder a las exigencias cada vez mayores del mundo en el que vivimos aparece el estrés. Esa sensación de sentirse sobrecargado, de querer y no poder llegar a todo. Aunque no podamos cambiar muchas de nuestras circunstancias te aseguro que es posible afrontarlas mejor.

Estrés postraumático

Si has sufrido alguna experiencia traumática (propia o presenciada) que no dejas de revivir con frecuencia en forma de flashbacks o de pesadillas y que todavía te sigue causando una gran angustia y pensamientos incontrolables sobre lo vivido es momento de pasar página. No podemos cambiar el hecho, pero sí la forma en que nos afecta en nuestro presente y en nuestro futuro.

Obesidad y ansiedad por comer

En ambos casos, pero también en la mayoría de problemas de la conducta alimentaria, es importante y se recomienda, de cara a tener éxito, un abordaje conjunto de nutrición, psiquiatría y psicología. Al tratamiento de psicología + nutrición se le conoce ya como "psiconutrición".

Adicciones

Mucho más frecuentes de lo que nos puede parecer. El tratamiento suele ser multidisciplinar (junto con psiquiatría, al final los trastornos adictivos, son una enfermedad mental más). En la clínica disponemos además del programa específico Pacífico. Si tiene dudas sobre si sufres un problema de este tipo, también realizamos valoraciones específicas.

Trastorno obsesivo compulsivo

En el trastorno obsesivo compulsivo la persona se siente invadida por pensamientos y miedos no deseados que le causan un gran sufrimiento emocional (obsesiones) que van seguidos de comportamientos repetitivos o rituales mentales (compulsiones) para tratar de aliviar el estrés. Este círculo vicioso condiciona enormemente la vida de quien lo padece. Nosotros podemos ayudarte en esa batalla contigo mismo.

Trastornos de personalidad

Inestabilidad emocional, reacciones emocionales desproporcionadas, sensación frecuente de ser maltratado o abusado por otros, dependencia emocional, verse involucrado de manera involuntaria en relaciones dañinas para uno mismo, así como en situaciones conflictivas que no deseamos… pueden ser algunos de los indicadores de que algunos patrones de pensamiento o de comportamiento que hemos aprendido en algún momento y que seguimos utilizando de manera automática nos están causando problemas. Ahora toca descubrirlos y modificarlos.

Pérdida y duelo

El dolor ante la pérdida de algo o alguien querido es inevitable. Es el precio que pagamos por querer y, sin duda nos convierte en humanos. Sin embargo, hay ocasiones en las que este dolor queda instalado en nuestra vida. No somos capaces de soltar, de dejar ir, de aceptar la realidad de la pérdida. Reconstruir una nueva vida aceptando esa ausencia no significa olvidar, sino recolocar lo perdido en un lugar diferente. Podemos acompañarte en ese proceso.

Preguntas frecuentes

NO. A consultas de psicología acuden personas que efectivamente tienen un trastorno diagnosticado, pero también personas que se sienten mal o que sufren por muy diferentes razones sin que ello constituya ninguna patología ni trastorno. 

Es habitual. Todavía sigue existiendo el prejuicio y la idea más o menos generalizada de que quien acude a un especialista de la salud mental (psicólogo o psiquiatra) es porque está “loco” o tiene un problema. Lo cierto es que quien acude a cualquiera de estos especialistas es porque está sufriendo y lo que quiere es precisamente resolver o buscar una solución a aquello que le causa dolor sin que ello tenga nada de vergonzoso, sino todo lo contrario. Hay que ser valiente para reconocer que uno por sí mismo no es capaz de resolver ciertas dificultades y tomar la decisión de pedir ayuda. 

Por lo general se hacen preguntas acerca de la mayor parte de las facetas de la vida de quien acude a consulta. Se pregunta específicamente acerca de la problemática que se plantea pero también se suelen extender a otras facetas porque con frecuencia es necesario conocer de manera integral a la persona para poder comprender cómo ha llegado a esa situación e identificar la mejor manera de ayudarla. 

Es un proceso en el que quien acude a consulta y el psicoterapeuta trabajan en equipo con el objetivo de evaluar, en primer lugar, las dificultades que existen y, en segundo lugar, buscar la mejor manera de resolver y/o aliviar el sufrimiento ocasionado por dichas dificultades teniendo en cuenta las características (tanto individuales, como sociales y vitales) particulares de cada persona. 

En la terapia siempre se establece un diálogo entre quien consulta y el psicoterapeuta. 

En consulta se habla de aquello que nos permita comprender las dificultades y resolverlas de la manera más eficiente posible. Eso significa que será necesario hablar del presente (qué es lo que está haciendo sufrir a la persona en este momento), del futuro (qué expectativas tiene y qué le gustaría conseguir) y también se hablará del pasado en la medida en que esa información permita comprender mejor la situación actual y/o aporte posibilidades de solución o mejora.

No es posible fijar una duración predeterminada. Siempre es preciso evaluar caso por caso.

La psicología y la psiquiatría son especialidades complementarias que trabajan conjuntamente por aliviar el sufrimiento de quien solicita ayuda. Sin embargo lo hacen de una manera diferente y con herramientas distintas. Suele ser frecuente que quien acude a psiquiatría también se beneficie de un abordaje psicoterapéutico. Sin embargo, habrá en ocasiones en las que únicamente con acudir a psiquiatría o a psicología sea suficiente y otras en las que un abordaje combinado sea la mejor alternativa. La decisión dependerá del tipo de problemática, de la evaluación profesional y de las propias necesidades del que solicita ayuda.

No. Tal y como comentamos anteriormente dependerá de cada caso. Habrá casos en los que con un abordaje psicoterapéutico sea suficiente mientras que en otros lo más conveniente será una intervención combinada psicoterapéutica y psicofarmacológica.

La psicoterapia y los psicofármacos no deben ser considerados como sustitutivos el uno del otro ni como intercambiables porque cada uno de ellos tiene su propio campo de actuación. Más bien ambos son herramientas complementarias que deben potenciar los efectos y beneficios de la otra. 

Absolutamente. Según el código deontológico profesional todo lo que se hable y se aborde en la consulta tiene un carácter totalmente privado y confidencial. La única causa válida para levantar el secreto profesional consiste en que haya peligro de un grave riesgo para el paciente o para terceros. Además, como cualquier otro centro sanitario, la Clínica Uzal se rige por la Ley de Protección de Datos sanitarios y médicos que garantiza el derecho de toda persona a que se respete el carácter confidencial de los datos referentes a su salud, y a que nadie pueda acceder a ellos si previa autorización amparada en la Ley. 

Directamente a través de la página web de Doctoralia introduciendo en el buscador Clínica Uzal y seleccionando a uno de los especialistas que formamos parte del equipo, llamando directamente a la Clínica Uzal o a través del correo electrónico. 

Esta web usa cookies para ofrecerte una mejor experiencia. Saber más.